NADA ¿O TODO? (Parte 1)

En el centenario del nacimiento de Carmen Laforet quiero dedicarle esta entrada que llevaba tiempo rondándome por la cabeza, desde que me adentré en su obra y en su vida a raíz de una serie de circunstancias que sería largo enumerar.

Esta entrada será un texto que unirá ambos aspectos, vida y obra, de una forma un tanto deslavazada porque no pretendo daros una visión academicista (hay muchos artículos al respecto y seguro que con la excusa del aniversario se publicarán muchos más) sino mis percepciones y sensaciones respecto a una mujer que considero una adelantada a su época y que, por distintas razones, ha sido olvidada o, como mucho, ligada a una única obra «Nada» que, desde mi punto de vista, no es ni siquiera la mejor.

Carmen Laforet escribió «Nada» cuando tenía 23 años y, sorprendentemente, ganó el premio Nadal. Y digo sorprendentemente porque se trataba de una obra de una autora desconocida que reflejaba la pobreza y el estancamiento de los primeros años de la posguerra española, en un momento que la temática resultaba molesta e inoportuna en el inicio del franquismo. La historia de la chica que llega a Barcelona desde no se sabe donde, a estudiar en la Universidad y vivir con su abuela y sus tíos en un piso del Ensanche, resulta familiar a todos nosotros (ahora no recuerdo sí era lectura obligatoria en el bachillerato) y supuso un auténtico éxito en su momento. La novela, que por si sola justificaría una entrada (existencialismo, lenta desaparición de la burguesía tras la Guerra Civil, aspectos autobiográficos…), ganó varios premios literarios además del Nadal y fue llevada al cine en 1947 (¡solo tres años después de la concesión del premio!). Pero no es de «Nada» de lo que quiero hablaros ahora.

portada nada carmen laforet 201911251117

La autora, tras una etapa de agobio y desconcierto similar a la vivida por Lluïsa Forrellad años después pero afortunadamente con una resolución distinta, continuó escribiendo. Se había casado con el periodista y crítico literario Manuel Cerezales, y algo que podría haber espoleado y facilitado su producción literaria se convirtió progresivamente en el mayor obstáculo. La novelista escribía sin cesar, fundamentalmente cuentos y artículos periodísticos, pero hasta 1952 no publicó su segunda novela «La isla y los demonios» que volvió a tildarse de autobiográfica, pues se trataba de una adolescente de Gran Canaria durante los años 1938 y 1939 que, en una familia desestructurada, busca comprensión para sus ansias de escapar y conocer mundo. La muchacha conseguirá abandonar la isla pero no hemos de interpretarla como una precuela de «Nada» o de la propia vida de la autora. Ésta manifestaba que ninguna de sus novelas era autobiográfica, ante las insistentes preguntas al respecto, pero hay muchos elementos en su biografía que parecen desmentir esta afirmación.

Me parece interesante destacar, respecto a su producción periodística, que en aquella época las mujeres, incluso las buenas escritoras, eran fundamentalmente amas de casa. No es de extrañar que cuando los editores del seminario «Destino» le propusieron colaborar con una sección ésta llevara como título «Puntos de vista de una mujer» y la autora se viera obligada a advertir que «aunque ella quería escribir para mujeres y sobre temas de mujeres no se sentía capacitada para escribir sobre recetas de cocina, charlas de puericultura o como fruncir una cortina» (aparecido en «La fiesta de la moda»). Otra famosa escritora, contemporánea suya y que a mí personalmente me encanta, la bautizó como «la chica rara».

Y de esta chica rara, o rara chica, seguiremos hablando en la próxima entrega.

Recopilaciones de NADA:

Capitulo 1 película NADA

‘Carmen Laforet|, la chica rara’ | Imprescindibles de RTVE.  (reportaje de la vida y obra de Carmen Laforet).

 

Maite
Últimas entradas de Maite (ver todo)

Maite

Soy médico forense y una loca de la novela negra con poca truculencia en las muertes y mucha complejidad psicológica. De todas formas leo de todo y me encantan también las películas de cualquier género y los cantautores.

6 comentarios en «NADA ¿O TODO? (Parte 1)»

  • el domingo, 26 de septiembre de 2021 a las 11:42 am
    Enlace permanente

    Maite, muchas gracias por aproximarnos a Carmen Laforet, para mi, solo familiar por ser el nombre de un lomo de libro de aquella antigua espasa-calpe en la estantería de mi padre.
    He tendo ganas de leerla muchas veces y, otras tantas, ha sido vencida por la oportunidad de otros títulos y autores.
    Te aseguro que espero la continuidad de tu relato al tiempo que me prometo rescatar a Laforet de mi ignorancia.
    Un abrazo

    Respuesta
    • el sábado, 2 de octubre de 2021 a las 7:00 pm
      Enlace permanente

      Pues ya me has aclarado la duda, Manel, no era lectura obligatoria del bachillerato (salvo que acudieras al rincón del vago pero creo que aún no existía). Bromas aparte, me parece una autora imprescindible para entender cierta etapa de nuestra historia y sobre todo la situación femenina durante la misma. Como me consta tu sensibilidad al respecto te aconsejo no retrasar mucho la lectura, pero espera un poco porque quizá te apetezca más otra obra distinta a «Nada».

      Respuesta
  • el domingo, 26 de septiembre de 2021 a las 5:26 pm
    Enlace permanente

    Te digo lo mismo que Manel, Maite. Me resulta muy interesante recibir esta pincelada de información respecto a esta autora. Viniendo de tí, lo tendré en cuenta para proponerme leer algo de ella. Espero que en la segunda parte quede claro, según tu opinión, cuál es esa novela que debemos leer.
    Felicidades por el artículo y un abrazo.

    Respuesta
    • el sábado, 2 de octubre de 2021 a las 7:11 pm
      Enlace permanente

      Pues yo también te digo lo mismo, Gabi. Espera la siguiente entrega para elegir obra pero no esperes mucho después de eso, vale la pena acceder a la autora y en cuanto a la elección espero ayudarte, y bien entendido que la decisión final será tuya, creo que cualquiera de las obras te aportará aspectos de interés. Un fuerte abrazo.

      Respuesta
  • el martes, 28 de septiembre de 2021 a las 7:36 pm
    Enlace permanente

    Nos has renovado el interés por esta novela y por la autora de la que estos días he leído algunos artículos y creo que la sociedad no se puede desprender de la visión machista al intentar aproximarse a su personaje. Atisbo indicios en tu artículo para romper estos cliches y no estaría mal una tertulia liteararia de NADA.

    Respuesta
    • el sábado, 2 de octubre de 2021 a las 7:25 pm
      Enlace permanente

      Tienes razón Lluís que leyéndola hay un replanteamiento de los roles de género (entre otros aspectos también muy enriquecedores) y que, por lo mismo, se trata de una autora muy interesante para profundizar y debatir. A ver si, en nuestro viaje a Palma, tenemos la oportunidad de comentar un poco de ésta u otros autores ¡lo echo mucho de menos!

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *