MALLORCA, EL PÚAVIAJE

Supongo que nadie esperará a estas alturas que lo que voy a describir sea la crónica ortodoxa de un viaje.

Para esas labores tenemos la sección de Gabi/Pere S.

Tampoco hay que escandalizarse por algunas indeseables partes del relato porque es probable que me las haya inventado y a sí todos contentos.

Es la crónica de la culminación de ese viaje maldito del 2020 que el maldito virus maldijo. Y maldita la hora en que no se produjo porque evitó ese reencuentro masivo tan deseado y dejó a Ramón, por ejemplo, en un viaje eterno.

Tantos fueron los cambios entre fechas, protagonistas y programas que por un momento temimos por la cordura final de Lourdes, organizadora temeraria.

Yo creo, bueno estoy seguro, que a ella de todas formas se le ha enganchado, cual garrapata insular, la pachorra mallorquina.

Qué flema la tía! Todos acojonados a punto de suspender el viaje y ella controlando no se sabe cómo. Al final nos esperaba el éxito.

Muchísimas gracias, una vez más queridísima amiga por la organización y todo tu buen hacer con tanto cariño.

Mallorca para algunos es tierra santa. Aquí pasamos tres meses inolvidables. Esta isla atrapa y si no que se lo pregunten a Lourdes que no encontró el camino de vuelta y allí la tenemos sin billete de retorno posible. Yo la comprendo.

EL VIAJE

Ya he anticipado traicionando las reglas de un buen relato que ha sido un viaje a la felicidad, pero teniendo en cuenta el inicio del viaje quién lo iba a pensar.

Primero en el aeropuerto se masca la tragedia. Manuel, M.Ángeles, Jose y Pep se hacen la picha un lío con la maquinita del cheking que como todos sabemos son máquinas asesinas pensadas para humillar a seres inocentes.

Suerte tuvieron que in extremis apareció una viajera caritativa al rescate. A punto estuvieron de batir los 500 metros lisos de pasillo de aeropuerto para llegar al vuelo.

A M. Ángeles le quedaron al aire las bragas- tanga por una imposibilidad en abrocharse el cinturón adecuadamente después de pasar el control de metales, otro elemento torturador de los aeropuertos. Qué bonito es viajar en avión!

Qué emocionante es esperar delante de una cinta con cara de idiota al borde de un ataque de nervios que algún desalmado, iletrado y tonto del culo haya realizado bien el dificilísimo trámite de introducir tu maleta en una maquinita rotatoria.

Otro problema al llegar. Definitivamente no pintaba bien la cosa.

Manuel, otra vez él, se hizo la picha un lío con la reserva de un coche y casi cenamos en una de las tiendas de renting. También cabe la realidad que fuese algún incompetente empleaducho de los que atendían porque había que verlos. Qué bonito y emocionante es viajar en avión!

Lluís, un profesional dónde los haya, nos metió en un troncomóvil tamaño sequoya que hay que ser muy Lluìs ,con dos cojones, para conducir semejante cacharro. Y encima sin seguro a todo riesgo!!!! (Manuel, aquí muy inteligente lo solicitó).

Algunos temimos lo peor, pero nuestro Manel, muy agorero por cierto, ya vaticinó desde el primer momento la voladura de un retrovisor por lo menos. Y sea por no verlo o por vete tú a saber qué, se adjudicó el asiento de popa y de ahí no lo movió nadie.

Maite, alegando mareos (no creo yo que esté embarazada a estas alturas) se adjudicó la proa al lado del conductor con unas vistas fantásticas y la obligación de manejar el mapa (de este tema ya hablaré más tarde, qué drama).

Con nuestros dos magníficos conductores asignados nos encomendamos a San Cristóbal que parece ser que es infalible en estos casos.

No quisiera hacer un “Ramón”, pero ultimamente es nombrar un santo y se me sube la bilirrubina. ¿Me ha abducido? ¿debo llamar a un exorcista?

El tal Cristobal resulta que era más feo que el hermano tonto de los Calatrava y medía 2,3 metros.

Cómo no se había inventado el baloncesto todavía y no podía soñar con la NBA, se dedicó, para hacerlo corto, a ayudar a atravesar un temible río a la gente…como era tan alto…

Total que termina perdiendo la cabeza, no por tonto si no porque alguien se la corta.

Igual no se entiende demasiado, pero yo no tengo todavía el máster en santos que tenía nuestro amigo.

Ya en el hotel vamos mejorando. Es uno más que digno y bien seleccionado, basta decir que tenía piscina, masajes y spa. Esto último fue durante la estancia el oscuro objeto del deseo de Maite que ya se imaginaba metida en una sesión comunitaria de calzoncillos, bragas o directamente a carne pelada. No pudo ser por falta de tiempo, no de pudor.

La distribución de habitaciones fue de película inglesa. Unos arriba y los ratillas abajo ahorrando unas pelas.

Habitaciones con dimensiones más que suficientes con su cama grandota, de colchón duro como una piedra, un calor que sólo el “ingeniero” Manolo pudo solventar y espacio para una supuesta cómoda. Estas estancias me llevan infaliblemente a una de esas formidables empanadas mentales que tenemos los de coeficiente extra plus… ¿porqué se le llama cama a la cama y cómoda a la cómoda si lo que es cómoda es la cama?…

Ya instalados y con el tiempo justo para la meadita de rigor que estrena cualquier entrada en habitación de hotel y que casi me salto con tanto elucubrar, coge la mascarilla y corre que hay que ir a cenar según lo programado por Lourdes. Hay anfitriones, anfitriones, anfitriones y…Lourdes!!!

Ella no nos recibió cómo todos podíamos imaginar emocionada al pie del avión con besos y abrazos, no. Ella estaba en…Barcelona!!! Su niño con pelos en los huevos se iba una temporada a Canadá y ella tenía que estar segura que cogía un avión que se lo llevara de una vez.

Tal lugar estaba localizado en el Tibidabo (no habíamos vuelto a casa, estoy practicando una hermosa y didáctica licencia literaria, una hipérbole o algo parecido) y recorrimos toda Collserola no sé si por culpa del señor Google o porque nos metimos en el laberinto de Horta directamente por incompetencia.

Lluís consigue aparcar el semi camión sin romper el retrovisor para gran desespero de Manel, y desde tres esquinas antes nos llega un olor de butifarra a la brasa que tumba…para bien.

Tranquilizados al comprobar la buena sensación y elección del lugar -el hecho de que no nos acompañara Lourdes era inquietante- empezó la orgía de comida y bebida que no se cerró hasta embarcar en el avión de vuelta. Ahora es pensar en Mallorca y visualizar una mesa llena de comida y alcohol.

en el tibidabo3 1
De la comilona no muestro imágenes por obscenas. Imaginaos “La Gran Bouffe”

Las mañanas empiezan puntuales, parecíamos ingleses en el horario, con el desayuno….Buffet libre!!!

Uy lo que he nombrado. Alguno, mi Ana entre ellos -no lo puedo ocultar ni por amor- yo creo que pensaban que no había un mañana.

Las dietas a tomar por culo. Alguno, me consta, no volvió a desayunar después del viaje.

Y por fin aparece nuestra musa, radiante, con esa sonrisa interminable y un ligero acento mallorquín.

Qué inmenso placer fue re abrazarte Lourdes.

Los besos y parabienes justos y pim pam y todos enlatados y en manos una vez más de san Cristóbal camino de Valldemosa.

Directos a comer, sin solución de continuidad con el desayuno, porque nuestra anfitriona tiene horarios europeos.

Come que te come. El pescado nos salía por las orejas después de unos fritos variados y excelentes que lo tenían todo a favor menos su digestión.

comida valldemosajpg 1
valldemosa 1
En la foto de la izquierda todavía sonreímos porque no habíamos llegado a los postres. Qué manera de comer!

Del paseo por Valldemosa sólo repesco, por motivos de volumen, los jardines de la Cartuja dónde empezamos la digestión. Visita obligada.

1 Primer dia ana valldemosa38

Nos recompusimos paseando por el encantador pueblo y posterior visita a Deià, donde se nos escapó la entrada en la casa de Robert Graves porque en Mallorca después de las cinco no trabajan.

Deià no tiene bajadas en un alarde geográfico. Todo sube y sin bombona de oxígeno.

Pasó una apuesta y educada señora por nuestro lado y preguntó por quien del grupo estaba tocando el tambor. Le tuvimos que aclarar que era la taquicardia de Maite, nada grave.

deia 2
deia dos 1

A la que te descuidas ya estábamos otra vez comiendo. Bueno, primero bebimos para digerir lo indigerible en una maravillosa terraza con vistas a la Catedral donde algunos practicaron rituales esotéricos.

espiritismo 1 1
espiritismo tres 1
IMG 8724

La cena fue muy moderna. Estaba la música a todo trapo por un lado con un dignísimo y motivado DJ, y por el otro nosotros intentando averiguar cual era la gracia de todo aquello (quizás fuera que te entendiera tu vecino más próximo), pero cómo eran amigos de Lourdes pusimos cara de comprometidos con experiencias culinarias con tímpanos destrozados.

Se me ocurrió llamar bruja a una encantadora camarera pelirroja que nos atendía (hay que entender que estábamos en Hallowin o como se llame esa endemoniada fiesta) para solicitar disminuir el folclore a niveles aceptables y parece que funcionó un rato el hechizo. Ya podíamos entendernos con el vecino de al lado.

Las amistades de Lourdes, toda una eminencia en la isla, nos proporcionaron cava gratis.

restaurante dj 1
El cava fue obsequio de la casa y esta escena pierde mucho sin la música de fondo del enloquecido DJ

Con la comida en el cerebelo a la cama un rato… que viene enseguida el desayuno-buffet, Lourdes y la carretera.

A estas alturas, la pericia de nuestros conductores nos tranquilizaba mucho. A pesar de todo en el coche de Manuel los gritos de las guías dejaron parcialmente sordo a Pedro y todavía hoy se está recuperando en Bilbao a base de mucha jardinería y cocochas.

Dia magnífico de sol y temperatura suave (parezco el Molina)

Como ha quedado constatado ya, los festivos en Palma no trabaja ni el cura y casi nos quedamos sin ensaimadas y sin sobrasadas picantes, que es para lo único que uno viaja a Mallorca.

Ya sabemos que en Palma ni los pakis abren.

Pero Lourdes tuvo una genial idea que siempre loaré si no fuera por los 365 escalones que luego detallo.

Mercadillo en Pollença!!! Una delicia pasear entre panes, aceitunas, quesos, sobrasadas y especímenes decorativos indefinidos hechos con rafia…¿conejos? (los del viaje y Manel especialmente, ya me entienden).

mercadillo pollenca 1
mercado pollenca ana 1JPG
sobrasada 1 1

Venga, Pepito ya tienes tu sobrasada picante.

Qué descanso!!!

Pero cuando todo parecía ir bien apareció “ella”…una escalera…qué digo escalera…una penitencia!!! 365 escalones que se supone te liberan el alma y la barriga, pero a más de uno le trinchan las rodillas. Si lo miras mucho no subes.

Es lo que pasó con Maite y Adela que se quedaron en el primer peldaño tomando copas a la espera de recoger las migas de los insensatos.

Hay que decir que valió la pena y el grupo dio la talla.

escalera pollensa subida 1
mallorca escalera 2
escalera dos 1
pollensa grupo corregida 1 1

Un grupo de preciosas alemanas nos aclamó en la cima y nos impuso una magnífica medalla aunque de todo esto no estoy muy seguro. Faltaba oxígeno en esas alturas.

manuel 1
Mi particular homenaje a uno de nuestros grandes reporteros

Lourdes, una vez más, con un control total de la situación y pasado el trance en olor de santidad, enseguida nos encaminó hacia las cervezas, vino y más comida en el port de Alcúdia.

Paella y mucho vino para variar. A alguien se le antojaron unas ostritas y, cómo le vas a quitar el capricho si ya ves doble. Más de una se unió al festival porque el gozo en esos momentos y la unión del grupo eran pura anfetamina, endorfina, parafina, josefina y no sé cuantas finas más.

alcudia 1

De verdad que tocamos el cielo. Yo quiero un Edén así.

pantalan corregida 1
playa grupo2 corregida 1

Magnífica tarde por la playa y… a cenar… para variar, casi sin tiempo de pasar por el retrete del hotel.

Esa noche el reto era importante. Primero caminar hasta el centro con toda la tropa con granos de arroz en el páncreas. Luego encontrar sitio para catorce sin reserva alguna por allí.

Yo creo que Luli puso el cerebro en modo isla después de tanta reserva y puso el grupo a prueba.

Entre miles de disfraces por “Jolinguin” (o como se llame) de quinceañeros calenturientos, vagamos en busca de un imposible.

Pero el destino no contaba con la pericia de Manel, gran capitán. Cuando todo parecía perdido nos consiguió una de las mejores mesas al aire libre de todo Palma. Un poco apretados, pero maravillosa mesa.

Puede ser que a esas alturas todo nos supiera a gloria, bien fruto del nivel de alcohol acumulado, bien por la enorme empatía que arrastrábamos.

Hasta en un Mc Donald’s hubiésemos disfrutado.

Ya se olía el final del cuento.

De darnos cuenta que abrazar a un amigo no tiene precio y por barato que parece no tiene valor calculable.

Al día siguiente tocaba recoger ensaimadas en el único lugar posible dónde Lourdes es cliente vip.

ensaimadas 1

Nuestros detallistas amigos Manel Y Lluís habían tomado la decisión y las riendas de la compra de un ramo de flores para nuestra genial anfitriona.

Poco por tanto.

En Palma si todo parece que ya termina, se lía sin remedio. Es cómo vivir dentro de una muñeca rusa.

Llegamos felices e ilusos a la pastelería-panadería para recoger un “simple” encargo de ensaimadas.

Simple lo será para ti, no para un mallorquín de pura cepa.

Entrega de ramo de flores por parte de nuestro maravilloso soltero de oro, Pedro. Preciosa foto que capta y fija sin trampas el momento.

mallorca entrega ramo 1

Parece que las ensaimadas no salen. Lourdes entra para poner orden a un orden imposible. La dueña nos comunica que no hay ensaimadas porque alguien anuló el encargo.

“Oiga usted cómo quiere que anule nada ni que sea razonable si mis amigos sólo han venido a Mallorca a buscar ensaimadas y sobrasada!!!”

Hay que ver a Lourdes cabreada, un espectáculo. Creo que con el altar folclórico de Barceló en la Catedral es lo más aterrador vivido en el viaje.

Lo de la visita a a Catedral se me ha pasado, fue el primer día con un diluvio y viento que mandó a tomar por culo a los paraguas que donaba gentilmente el hotel. El paraguas de Ana ganó el premio a la alcachofa retorcida más genial.

Pero son tantos detalles los que se amontonan en un viaje que no me vais a joder la nota por esta ridiculez.

Además el único que iba como Dios manda, con su guía y cierto conocimiento de la jugada fue Pep, que si no es por él todavía estamos buscando el altar.

pep catedral 1
Esta es la iglesia de Pollença, La de Barceló no me atrevo.

Que no se me vaya el hilo. Estábamos con el ataque de cólera por parte de Lourdes. Si yo estaba acojonado a su lado, imaginaros a la pobre señora setentona e… isleña. No atinaba la pobre.

Salió por suerte la cocinera-pastelera venezolana (cosa que me descolocó, porque se suponía que estábamos en el obrador más auténtico) y medio arregló el desaguisado. Ni para ti ni para mí: “En media hora unas pocas, las repartís como podáis y arreglado”

¿Cómo vas a discutir con una pastelera venezolana en Mallorca? A tragar y en media hora con las pocas ensaimadas puestas.

Primer choff…Manel, Adela y Pedro son acompañados al aeropuerto por un gentil Lluís que a estas alturas ya tenía muy asumido su papel de chófer. Si le falla la medicina, Dios no lo quiera, y necesita una recomendación como transportista de ganado, que cuente con mi bendición.

Besos y abrazos.

Pero a quien madruga Dios no le ayuda. No os he explicado que a primera hora de la mañana tras el desayuno, que a estas alturas empezaba a ser más frugal, apareció Lourdes con una noticia bomba. Nos invitaba a comer a su casa.

Debo aclarar que menos mal, porque nos moríamos de ganas por conocer su mansión. La sorpresa nos estiró una sonrisa que ya no se nos marchó hasta el despegue del avión.

Qué traca final, ni en las fallas de Valencia, mal que le pese a Maite.

Los que quedábamos, nos dirigimos según las indicaciones aportadas hacia el lugar. Yo me subí en la parte delantera junto a Maite.

Me tocó el honor de manejar el google maps. Tarea chupada para mí, pero no sé si fue el roce de las piernas de mi compañera o alguna provocación de las suyas, el caso es que no paramos de dar vueltas sin sentido por la maravillosa urbanización de Lourdes que terminamos por conocer mejor que ella misma.

Después de tres o cuatro vueltas encontré la calle maldita. Creo que no confiarán nunca más en mí y dada mi nulidad como conductor estoy destinado definitivamente al maletero. Suerte que no estaba Manel porque habría sido un sinvivir el resto de mi vida.

La paciencia de Lluís, ni una queja calle arriba y abajo, puede que lo convierta en santo. Otras personas a lo largo de la historia por mucho menos, tal como cortarle la cabeza en trocitos, lo han conseguido.

Ya en la casa, qué digo casa animal de bellota…casoplón de Lourdes, pudimos resolver ciertos enigmas.

Primero y más importante: Carlos existe. Muy simpático, culto, encantador y magnífico anfitrión (el vino parece ser que era insuperable).

Segundo: superado el ataque de envidia sana, tienen una casa fantástica con unas vistas extraordinarias y una piscina que con sólo pensar quien se baña en pelota picada allí te pones malo.

casa de lourdes 1 1
Nos contó que la verificada columna griega la trajo del garaje del Partenón

La comida, que fue excelente, ya poco importaba.

IMG 8749 1
comida lourdes con carlos
Una clara muestra de la excelencia de la mesa y de la existencia de Carlos que queda en una discreta y áurea nebulosa.

Nos había destrozado porque la hora de partir no nos dejaba ilusionarnos demasiado. Lluís, Marta, Maite y Xavier pudieron seguir un rato más.

Reverencias, más abrazos, más besos y un sabor de boca insuperable.

final 1

Qué bien lo has montado jodida amiga. Gratitud eterna para ti y todos los que inventaron un viaje para la historia

9 comentarios en «MALLORCA, EL PÚAVIAJE»

  • el sábado, 20 de noviembre de 2021 a las 8:41 am
    Enlace permanente

    Pepito, otro divertidísimo relato. Que buenos ratos pasamos, y cuanta paciencia tuve contigo.
    La verdad es que Lourdes organizó uns dalida fantástica. Si señor, un gran recuerdo y otto motivo para echar en nuestro particular saco de felicidad. Ojalá en nuestra próxima aventura podamos estar y compartirlo todos.

    Respuesta
  • el sábado, 20 de noviembre de 2021 a las 10:56 am
    Enlace permanente

    Pepe, estás brillante una vez más. He pasado un rato genial leyéndote. Con tu artículo nos regalas otro derroche de gracia y fluida pluma que, aunque satírica, va cargada de cariño hacia nuestros amigos. Se palpa el afecto, la emoción del encuentro y el gran papel de Lourdes como anfitriona. Que envidia tuve esos días y ahora todavía más. Espero no perderme la próxima reunión.
    Gracias a todos por ser como sois. Un abrazo.

    Respuesta
  • el sábado, 20 de noviembre de 2021 a las 3:54 pm
    Enlace permanente

    Una reseña impagable como todas las tuyas, Pepe. No he dejado de reirme ni un momento (Xavier se ha asomado para ver que me pasaba).
    Yo no estuve los tres meses de marras pero estos tres días han convertido Mallorca en algo inolvidable para mí y, a Lourdes, además de gran amiga, en la mejor anfitriona que cualquiera pueda desear.
    ¡Bravo por nuestro gran reportero!

    Respuesta
  • el sábado, 20 de noviembre de 2021 a las 5:50 pm
    Enlace permanente

    Pepe, ya ves, todo son elogios a tu manera de expresarte, que por cierto és excelente.
    Un puente y un relato magnífico; una mezcla de humor y cariño que “te cagas”.
    Realmente dan ganas de haber ido a Mallorca, pero ya que no lo hicimos, no nos importaría estar releyéndote continuamente.
    Por todo ello hay que reconocer que en esta sección, eres “el puto amo”.
    Abrazos no, apretujón 😀👏

    Respuesta
  • el sábado, 20 de noviembre de 2021 a las 7:32 pm
    Enlace permanente

    Pepe, la risas y sonrisas han estado de principio a fin del encuentro. Pero nada habría sido así sin vuestra compañía y paciencia, que suerte tengo de que hayas hecho el reportaje tan maravilloso. Besos por haber venido hasta Mallorca
    Os espero muchas más veces

    Respuesta
  • el domingo, 21 de noviembre de 2021 a las 7:06 pm
    Enlace permanente

    Pepe, una gran crónica, descriptiva y sobre todo, divertida. Sirve para saber lo bien que os atendió Lurdes y lo mucho que disfrutasteis. Da mucha envidia sana, por no haber podido estar allí con vosotros, pero queda el consuelo de participar un poco a través de tu relato.
    Quedamos emplazados para la próxima !!
    Gracias y un abrazo.

    Respuesta
  • el lunes, 22 de noviembre de 2021 a las 5:37 pm
    Enlace permanente

    Pepe, que relato más genial que has hecho de nuestro viaje. No tengo mucho mas que añadir a todo lo que han dicho. Me lo he pasado muy bien y he reído mucho leyéndolo. Gracias por hacernos revivir otra vez aquellos magníficos días que pasamos juntos. Espero que en el próximo podamos estar todos, los hemos echado de menos.

    Respuesta
  • el lunes, 22 de noviembre de 2021 a las 7:45 pm
    Enlace permanente

    Pepe, has estat com sempre ingeniós i divertit. En algunes línies he hagut d’aturar la lectura “para reirme a mandíbula batiente”. No puc estar més d’acord en la gran amfitriona que va ser la Lourdes i la seva generositat pel temps i per oferir-nos casa seva a la toupe, que ja és tenir paciència encara que ara per edat ja som més formals. Aquest dies crec que no li he agraït prou tot el que va fer. Ens varem endur un gran record seu: l’oli que gaudirem aquest hivern.

    Respuesta
  • el jueves, 25 de noviembre de 2021 a las 3:47 pm
    Enlace permanente

    Gracias Pepe por tu cariñoso buen humor y por tu capacidad para ejercer de divertido cronista de nuestros tan esperados encuentros.
    I a tu Lourdes, dir-te que va ser tot un honor ser l’encarregat d’entregar-te el merescut ram de roses i que malgrat la meva ineptitud pels discursos en públic, va ser, i ho saps, lliurat amb tot l’amor i l’agraïment possibles.
    No t’espantis, però tard o aviat aniré a conèixer la teva casa. És una espineta que no em sé desclavar.

    Un peto molt fort.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *