LA BODA DE NUESTROS HIJOS

                            LA BODA DE NUESTROS HIJOS

Si bien Manel me entregó esta sección pensando en mi cualidad de cotilla oficial, yo soy un periodista serio de fama contrastada, internacionalmente reconocido.

No es mi estilo acercarme al “Sálvame naranja”, “Corazón corazón”, “Hola que tal” y sandeces similares.

Lo mío es un periodismo de investigación y sensorial en este grupo de amigos.

Dicho esto, hoy sí agradezco estar al cargo de la oportunidad que se me presenta.

Este es un artículo muy simple.

En aquellos años ochenta que vivimos apasionadamente, pensar en la boda de nuestros hijos era un objetivo indeterminado.

Pensábamos en encontrar pareja (¿definitiva?), trabajo, piso, economía estable.

Tal vez entraba ya en nuestros planes tener hijos.

Alguno de nosotros, (Max, Mercedes, Pere V., Ramón(?) y Manel por partida doble) ya han pasado por esta experiencia. Yo mismo, no padre biológico, pero sí emocional y espiritual, acabo de vivir esta emoción que es difícil transmitir y reproducir con palabras.

Es un momento de culminación, de madurez, de emancipación, de libertad, de risas y llantos.

Acompañar al hijo en lo que representará uno de sus mejores recuerdos vitales, estar allí, recibir la recompensa de ese abrazo interminable con ojos brillantes, poderle expresar lo mucho que los quieres,(porque es más verdad que nunca), fundirte en el vórtice de magia que un día pudiste imaginar, soltar tu pequeño discurso sin necesidad de leer nada porque hace mucho tiempo que lo tenías redactado en lo más interno y visceral de tu ser, todo esto va a quedar para tu eternidad.

He tenido la fortuna de compartir la emoción increíble de Adela y Manel acompañando a su hijo Albert.

A los siete días lo viví en la boda de mi “hija” Águeda (nuestra Aguedita).

Os deseo de todo corazón que podáis tener esta agradable sensación algún día.

Os dejo un pequeño recuerdo para que también sea un poco vuestro.

5 comentarios en «LA BODA DE NUESTROS HIJOS»

  • el sábado, 24 de julio de 2021 a las 11:46 am
    Enlace permanente

    Gracias, Pepe, por el recuerdo que traes a este rincón de nuestra web. Comparto lo que expresas: fuimos felices al ver la felicidad de Albert y Andrea. Al mismo tiempo, me hice perfecta idea de tus particulares emociones, también de Ana, al compartir aquel dia con Aguedita.
    Un abrazo

    Respuesta
  • el sábado, 24 de julio de 2021 a las 12:22 pm
    Enlace permanente

    Pepe, viví con intensidad en su momento la de mis amigos, vosotros y otros.
    Espero poder vivir y sentir la de mis hijos i, entonces te haré saber el sabor que ha experimentado mi ser…
    Abrazos. 😘😘

    Respuesta
  • el domingo, 25 de julio de 2021 a las 12:43 pm
    Enlace permanente

    Desde lo mas hondo de mi corazón de “descarriado”, todo mi cariño y la más grande enhorabuena para todos los que disfrutasteis esas dos vivencias excepcionales, pero especialmente, aquí y ahora, para esos dos FANTÁSTICOS PADRINOS!

    Respuesta
  • el martes, 27 de julio de 2021 a las 10:50 pm
    Enlace permanente

    Pepe, leo tu artículo unos días más tarde de su publicación y me siento feliz, primero por haber sido copartícipes de unos de los días más importantes en la vida de Águeda y Albert, y además, por haber compartido todos estos años vividos junto a unos hijos que puedo asegurarte que os quieren, a Ana y a ti, como a unos padres. Feliz y agradecida por lo que habéis aportado a su educación y al continuo acompañamiento e inmenso amor que siempre les habéis transmitido.
    Un beso,
    Águeda

    Respuesta
  • el miércoles, 1 de septiembre de 2021 a las 6:39 pm
    Enlace permanente

    Pepe que los hijos se casen y decidan formar su familia es la culminación de las noches sin dormir, de , de acompañarlos durante su crecimiento personal, profesional y de pareja. Es una maravilla sentirlos tan adultos y gracias por compartir con nosotros estas imágenes tan cariñosas.
    la vida continua, Felicidades!!!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *