Isaac Asimov. Explorando nuevos mundos.

Print Friendly, PDF & Email

Seguro que, con este título, esperabais encontraros con una entrada de ciencia-ficción. ¡Pues en absoluto! Voy a hablaros de este autor, extraordinariamente prolífico, pero en un campo muy alejado de aquel por el que es mundialmente conocido. Y luego, si me lo pedís encarecidamente (por lo menos media docena de vosotros), haré otra entrada dedicada a Fundaciones y Robots, que fueron uno de los puntales de mi adolescencia y primera juventud (ahora que la juventud llega hasta los cuarenta). Vosotros tenéis la palabra.

Estamos en una época en que, como hemos comentado repetidas veces, para mucha población (de la lectora evidentemente) solo parece existir un género, que agrupa, eso sí, múltiples variantes: thriller, novela enigma, novela negra, novela policíaca, novela de intriga…, género/s en que los mejores autores de otros orígenes han acabado haciendo incursiones con mejor o peor fortuna. Otro tema serían los escritores que han recorrido el camino inverso y han abandonado alguna de las anteriores variantes buscando “temáticas más serias o ambiciosas”, caso de Pierre Lemaitre, uno de mis mayores disgustos en la ficción literaria.

Volvamos a Isaac Asimov. Este escritor, que explicaba que no habría podido escribir tanto y tan variado a los largo de su vida de no ser porque únicamente necesitaba dormir una media de cuatro horas diarias, hizo sus incursiones en el género mucho antes de que éste se convirtiera en una moda. El autor reconocía en muchas entrevistas que, aunque la ciencia-ficción había sido siempre su gran amor, empezó a leer relatos de misterio casi al mismo tiempo que de los otros. En 1955 publicó en la revista Fantasy & Science Fiction el primero de cinco relatos sobre un personaje llamado Wendell Urth, que resolvía misterios sin siquiera salir de casa y, aunque las narraciones eran divertidas, en realidad mezclaban ambos géneros cuando Asimov quería escribir relatos “puros”, sin nada de ciencia-ficción.

asimov es recordado sobre todo por sus obras literarias de ciencia ficcion pero tambien por su faceta como divulgador 9afaf38b 550x721 1

Después de varias tentativas, con rechazos incluidos cuando ya era un autor consagrado en la ciencia-ficción y en la divulgación científica, a principios de 1972 publicó en el Ellery Queen´s Mystery Magazyne un relato exclusivamente policíaco que ideó como una historia independiente. Sin embargo, el director de la revista destacó que era “el primero de una serie de Isaac Asimov” y, efectivamente, el autor escribió muchos más (superando los sesenta) con los mismos personajes, relatos que se han recopilado en varios libros que os recomiendo como una primera aproximación al autor en este género tan distinto al que habitualmente produjo.

La serie se denomina Relatos de los Viudos Negros porque dichos relatos transcurren en uno de los banquetes mensuales de los miembros de un club denominado así por Asimov y que es un trasunto de un club real al que el autor pertenecía (“The Trap Door Spiders”).

También los seis miembros del club corresponden a personas reales conocidas del autor y convertidas en personajes, concretamente un pintor, un abogado, un químico, un experto en lenguaje cifrado que ha trabajado o trabaja para el gobierno, un matemático poeta y un escritor de novelas policíacas a quien los compañeros consideran amigo de Asimov definiéndose él como “simple conocido” y criticándole abiertamente.

Cada mes uno de los miembros lleva a un invitado que plantea un misterio o enigma que acaba resolviendo el camarero, Henry, el cual se ha convertido también en un miembro del club. La única condición es la absoluta confidencialidad de todo lo explicado durante la cena, aunque hay otra condición que hoy en día resultaría absolutamente misógina: no solo ningún miembro es mujer sino que, como se insiste repetidas veces, las mujeres tienen absolutamente prohibida la entrada en el mismo, ¡aunque conociendo la personalidad de los miembros, con algunos rasgos absolutamente caricaturescos, no creo que ninguna se planteara siquiera pertenecer!

La serie consta de cinco libros : ” Cuentos de los V.N”, “Más cuentos de los V.N”, “El archivo de los V.N”, “Enigmas de los V.N” y “Banquetes de los V.N”, aunque al parecer el último no se ha traducido ni editado en nuestro país. Algunos de los relatos, por su desarrollo o resolución, pueden resultar algo ingenuos, pero la mayoría suponen un auténtico disfrute mientras intentas adelantarte a Henry en la resolución del caso. El autor hace pequeñas introducciones a cada relato que también resultan muy interesantes.

Y para quien quiera ahondar en el tema, y aún reconociendo que en muchas de sus novelas hay investigaciones criminales mezcladas con la trama científica, os recomiendo “Asesinato en la convención”, publicada en 1976. Se trata de una novela de misterio que cuenta las andanzas de un escritor y detective amateur llamado Darius Just, que asiste a una convención de la Asociación de Libreros Americanos y decide investigar por su cuenta la muerte de un amigo que también asistía al evento, al no poder convencer a la policía de que se trata de una asesinato. Para la figura del protagonista tomó como referente al reputado escritor de novelas de ciencia- ficción y terror, y buen amigo suyo, Harlan Ellison.

Y acabo con una curiosidad sobre el autor. Su propia hija Robyn Asimov ha manifestado, con ocasión del rodaje de la serie Fundación, que la construcción de personajes no era el punto fuerte de su padre: “se centraba en contar historias, y lo hacía tan bien que no importaba que los personajes fueran un poco planos” (sic). Quizás por eso, tanto en los “Relatos de los Viudos Negros” como en “Asesinato en la Convención” se inspira en personajes reales y el autor lo reconoce de forma abierta.

Maite
Últimas entradas de Maite (ver todo)

Maite

Soy médico forense y una loca de la novela negra con poca truculencia en las muertes y mucha complejidad psicológica. De todas formas leo de todo y me encantan también las películas de cualquier género y los cantautores.

4 comentarios en «Isaac Asimov. Explorando nuevos mundos.»

  • el sábado, 29 de junio de 2024 a las 8:00 pm
    Enlace permanente

    No conocía la faceta policiaca de Asimov. Solo he leído alguno de sus libros de historia y son muy amenos. Me imagino que estos cuentos también lo serán. Gracias Maite. Abrazos.

    Respuesta
  • el domingo, 30 de junio de 2024 a las 5:08 pm
    Enlace permanente

    Lo de Asimov es increíble. Escribió , además de la ciencia ficción y la novela negra, excelentes libros de divulgación sobre historia, química, física, astronomía etc. Un auténtico monstruo renacentista.
    Recomiendo su autobiografía “Yo, Asimov. Memorias” editorial Arpa.
    “Nunca he tenido falsa modestia…ni modestia” es una de sus típicas frases.

    Respuesta
  • el domingo, 7 de julio de 2024 a las 3:23 pm
    Enlace permanente

    Interesante entrada Maite. La verdad es que nuestra web se convierte en una fuente de nuevo conocimiento, al menos, para mi.
    La ciencia ficción ha sido, dwsde siempre, un territorio que he transitado muy poco. Asmov es, por tanto, un autor desconocido.
    Este mundo que me descubres, podria ser la mejor excusa para corregir un gran agujero negro.

    Besos

    Respuesta
  • el viernes, 19 de julio de 2024 a las 2:59 pm
    Enlace permanente

    Estimada Maite (léelo en catalán, no solo en la acepción castellana):
    Traer a este genio renacentista – como dice Xavier – a tu sección en La Púa, ha sido sin duda un acierto. No se le debe olvidar.
    Es uno de los grandes del siglo aún a pesar de su enorme popularidad.
    Escribió tanta ficción y tanta divulgacíon que uno puede empezar a leerlo por donde más le apetezca.
    Tú, como era de esperar, lo arrimas a tus ascuas. Lo cual me parece muy bien, porque tengo un buen recuerdo de esos Cuentos de los viudos negros y de Estoy en Puertomarte sin Gilda, que también roza la novela negra y el espionaje.
    Yo sin embargo, perdóname, me quedo con el Asimov de la ciencia ficción.
    Como nuestro amigo Max nos recuerda continuamente en sus artículos, avanzamos hacia un futuro cada vez más modelado por la robótica y la IA.
    Asimov, al que con razón muchos consideran uno de los tres grandes de la SF junto con Ray Bradbury y Frank Herbert, quizá no fue, en mi opinión, el de mejor estilo literario de los tres, pero sí el que mejor nos planteó la necesidad de un uso consciente y ético de la tecnología.
    Sus Tres leyes de la robótica hicieron historia.
    Te diré sin embargo que su famosa Trilogía Fundación – trasunto de la caída del Imperio Romano – a mi no me cautivó.
    Para mi, su mejor novela —como él mismo reconoce en su autobiografía— es sin duda LOS PROPIOS DIOSES, una obra en la que construye un universo radicalmente distinto, con otras formas de existencia (los seres trinos de la segunda parte) que me parece lo mejor de su escritura. Por cierto, el título, genial, es parte de un verso de Schiller: “Contra la estupidez los propios dioses luchan en vano”.

    Besos.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *