SIMONE SIGNORET EN LA CUMBRE Y EL FREE CINEMA BRITÁNICO

En marzo de 2021 acaban de cumplirse los 100 años del nacimiento de la gran dama del cine francés Simone Signoret, que fue además una mujer políticamente comprometida e intelectualmente brillante.

Este es un homenaje a su figura y una de sus más grandes interpretaciones: “Un lugar en la cumbre” (Jack Clayton, 1959), film mítico del “Free cinema” británico, con la que se convirtió en la primera actriz francesa en ganar un Oscar y la primera mujer en ganar el premio actuando en un film extranjero.

Simone Signoret nació en 1921 en Weisbaden (Alemania), era de ascendencia polaco-judía . Cuando su padre viajó a Inglaterra a luchar contra el nacismo, huyó con su madre y hermanos a París donde creció en una atmósfera intelectual. Fue profesora de inglés y latín y trabajó como mecanógrafa en el periódico francés ‘Les Nouveaux Temps’.

Durante la ocupación alemana de Francia se relacionó con un grupo de escritores y actores que se reunían en el “Café de Flore” en Saint-Germain-des-Prés. Sartre y Picasso estaban entre sus habituales. Y fue entonces cuando tomó el apellido de soltera de su madre, Signoret, para ocultar sus raíces judías y empezó a pensar en ser actriz, animada por sus amigos.

Se inició en el cine en 1942 con apenas 21años,  realizando papeles menores y sin aparecer en los títulos de crédito, pero ganando suficiente dinero para ayudar económicamente a su madre y hermanos.

Tras la guerra se casó con Yves Allégret. Con él compartió seis años de su vida y él, novel realizador de cine, le dio sus primeros papeles importantes.

En 1951 se unió al actor Yves Montand que sería su compañero en la vida y el activismo político hasta el final.

Durante los años 60, 70 y 80, Signoret y Montand participaron en manifestaciones a favor del desarme nuclear, enviaron cartas a Franco para exigir que se parase la ejecución de Julián Grimau, protestaron contra la guerra de Vietnam y contra la intervención soviética en Checoslovaquia, apoyaron el Mayo del 68 francés, se posicionaron contra Pinochet y contra la dictadura de Rafael Videla en Argentina.

La negativa de las autoridades de Estados Unidos a concederle durante años el visado de entrada al país le hizo imposible trabajar en Hollywood en sus mejores años.

Los directores de la Nouvelle Vague la veían como un símbolo del pasado. Su carrera parecía acabada cuando protagonizó la producción británica Un lugar en la cumbre (Jack Clayton, 1959). Con este film se convirtió en la primera actriz que ganó el Oscar sin haber trabajado en el cine americano y la primera intérprete francesa (a excepción de Claudette Colbert, nacida en Francia, pero criada en Estados Unidos) que conseguía la estatuilla. Fue frente a cuatro candidatas del peso de Katharine Hepburn, Elizabeth Taylor, Audrey Hepburn y Doris Day. Con ese personaje dio el paso a los papeles maduros.

En 1978 Signoret publicó sus memorias tituladas ‘La nostalgia ya no es lo que era’. A los críticos literarios les costó creer que poseyera tal dominio del idioma, tal capacidad de reflexión, e incluso dudaron de su autoría. Pero años después tras otro tomo de memorias y dos novelas, los críticos reconocieron su enorme valía como escritora. «Signoret es mejor escritora que muchos autores consagrados», escribía uno de ellos.

Simone Signoret murió de cáncer en 1985, a los 68 años y fue enterrada en el Cementerio del Père-Lachaise de París. Acudieron a despedirla (según la propia policía)  20.000 personas.

Recientemente Dias de Cine, de TVE le dedicó un completo y magnífico reportaje (12min), firmado por Virginia García de Lucas y titulado  “Las tres caras de Simone”, que repasa su vida y filmografía y finaliza con la lectura por parte de un actor y amigo de algunos de sus textos.

Room at the Top / Un lugar en la cumbre (1959)

Dirección: Jack Clayton

Guion: Neil Paterson

Fotografía: Freddie Francis (ByN)

Música: Mario Nascimbene

Intérpretes: Simone Signoret, Laurence Harvey, Heather Sears.

Duración: 115 minutos

Cartel USA
Cartel español

 

Joe Lampton (Laurence Harvey) acepta un trabajo de contable en una pequeña ciudad del norte de Inglaterra. Movido por la ambición, intenta conquistar a Susan (Heather Sears), la hija del hombre más rico y poderoso del lugar, pero éste se interpone en su camino y envía a su hija de vacaciones. Joe conocerá entonces con Alice (Simone Signoret), una mujer madura cuya experiencia y sofisticación lo fascinan hasta tal punto que llega a pedirle que deje a su marido.

Drama social basado en una novela de John Braine que ofrece una crítica sobre la codicia y el deseo de mejorar socialmente a toda costa. El título aludía metafóricamente a ese ascenso social.

Premios recibidos

Premio Óscar de 1959a la mejor actrizSimone Signoret.

Premio Óscar de 1959 al mejor guion adaptado: Neil Paterson.

Premio BAFTA 1959 a la Mejor Película británica, a la Mejor Película y a la Mejor Actriz Extrangera ​

Festival de Cannes 1959, Premio a la interpretación femenina: Simone Signoret.

Golden Globes 1960, Premio Samuel Goldwyn.

Podéis ver “Un lugar en la cumbre” en la sección de Clásicos de la plataforma Filmin. En castellano, catalán y VOSE.

Es sin duda una de las mejores películas del llamado “Free cinema” británico.

El “Free cinema” nació en 1956 a partir del “Manifiesto de los Jóvenes Airados” (Angry Young Men) y se prolongó a lo largo de toda la década de 1960.

Estética realista, historias inspiradas en lo cotidiano, un cine comprometido con la realidad social y enfrentado a la artificialidad narrativa de Hollywood y del cine británico clásico, dependiente del sistema de estudios.

Destacaban su crítica, irónica y amarga, a la sociedad burguesa de la época y también el propósito de reflejar la deshumanización y el aislamiento de la vida urbana industrial.

Ya con anterioridad a la Nouvelle Vague francesa, el “Free cinema” pretendía ser un cine libre de toda coacción formal, moral o política.

Era un cine rodado con pequeños equipos y al margen de los estudios, con un coste muy inferior a las producciones clásicas. En su desarrollo fue decisivo el apoyo que recibió del Instituto Británico de Cine.

Posteriormente dio lugar a la corriente del cine social inglés, o “realismo social británico”, cuyo máximo representante es todavía Ken Loach.

Otras películas representativas del “Free cinema” son estas:

Mención aparte merece el cineasta norteamericano Joseph Losey, que perseguido por el “Comité de Actividades Antiestadounidenses” del senador Joseph McCarthy trasladó su residencia a Gran Bretaña y allí realizó varias películas siguiendo los postulados del “free cinema”, siendo considerado miembro del movimiento. Sus películas más destacadas de este período son: Eva, de 1962, El sirviente, de 1963 o El mensajero (The Go-Between), de 1971.

————————————————————————————————–

“Una noche de marzo de 1941, en lugar de tomar el metro en el Louvre para Neuilly Sablons crucé la pasarela del Institut, subí por la calle Bonaparte y abrí la puerta del Café de Flore. Tenía una cita con un muchacho. Yo no sabía que empujando una puerta penetraría en un mundo que iba a cambiar el resto de mi vida”. 

Simone Signoret, monstruo sagrado del cine francés, la mujer que jamás renunció a su compromiso político y social, rememoraba así en sus memorias, “La nostalgia ya no es lo que era”, el momento mágico en el que descubrió a la gente con quien quería compartir su futuro.

Pere R.

Pere R.
Últimas entradas de Pere R. (ver todo)

Pere R.

Pere R soy médico de familia de año sabático cerca de la jubilación. Me interesan muchas cosas, el cine y la fotografia, el arte, la literatura, viajar...pero lo que más compartir todo ello con amigos y familia. En la PúaWeb me encargo de Imatge y estoy encantado, pero lo estaría también haciendo cualquier otra cosa con y para mis amigos.

4 comentarios en «SIMONE SIGNORET EN LA CUMBRE Y EL FREE CINEMA BRITÁNICO»

  • el sábado, 17 de abril de 2021 a las 12:26 pm
    Enlace permanente

    Magnífic article Pere. Com fent un puzle vas introduint elegantment peces de pel·lícula que van flotant per la memòria i els hi dones mes sentit i ganes de retrobar-les, entre elles la vida de Simone Signoret i els seus escrits. Us imagineu poder entrar magicament al Café de Flore en aquella época i escoltar les tertulies?
    Gracies. Una abraçada.

    Respuesta
  • el domingo, 18 de abril de 2021 a las 10:05 am
    Enlace permanente

    Una historia fantástica la de Simone Signoret. La verdad es que simplemente “la conocía”…, pero no sabía de los aspectos de su biografía que nos has contado y que, lógicamente, son imprescindibles para darle al personaje el valor que realmente tiene. Muy interesante y también desconocido para mí, el resto de información cinematográfica sobre las pelis que ella interpretó, así como sobre el movimiento “Free Cinema británico”, sus principales películas y también las del director norteamericano Losey con el que abres la puerta para el que quiera informarse sobre la época de la censura y persecución a ciertos cineastas en Estados Unidos.
    Hace reflexionar la última cita del libro autobiográfico de Signoret, cuando dice que empujar la puerta del café Flore, supondría un cambio en el resto de su vida. Creo que también es así en nuestras vidas y que aunque no nos demos cuenta cada vez que tomamos según qué decisiones, seguimos un camino concreto y desechamos otros que, para bien o para mal, condicionarían otra vida diferente.
    Estupendo artículo Pere. Me ha encantado leerlo y aprender cosas nuevas, como siempre con tus aportaciones en Puaweb.
    Muchas gracias y un fuerte abrazo.

    Respuesta
  • el domingo, 18 de abril de 2021 a las 11:32 am
    Enlace permanente

    Pere, interesant article acompanyat d’ una magnífica foto de portada.
    Una actriu que conec, recordo y m’agrada.
    Ha estat dolç e il.lustratiu llegir sobre la seva vida.
    Una abraçada.?

    Respuesta
  • el jueves, 22 de abril de 2021 a las 4:48 pm
    Enlace permanente

    Un altre gran peça d’aquesta secció que ens estàs fent gaudir. No he vist la peli amb la que il·lustres l’article. Faré per veure-la. Te raó la Cinta a l’imaginar una entrada en el Flore i compartir alguna tertúlia entre aquells intel·lectuals. Per cert que, fent per oblidar els noms dels “tios” que van protagonitzar aquell ambient i aquella època, se’ns presenten al davant uns castells com la Signoret, la Veil, la Beauvoir, la Duras … buff! quina passada!
    Be, Pere, un altre gran recomanació, y van…
    Una abraçada

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *