MENORCA: CAMÍ DE CAVALLS, de Mahó a Ciutadella

El llamado Camí de Cavalls, es un recorrido pedestre que circunvala, por la costa, toda la isla de Menorca.  Discurre por senderos perfectamente mantenidos y señalizados (GR 223) y tiene unos 185 km de largo.  Para referirse a la vuelta completa, se habla de Camí de Cavalls 360º y para referirse a medio recorrido, se habla de Camí de Cavalls 180º, que podrá ser por el norte, de Mahó a Ciutadella, o por el sur, de Ciutadella a Mahó.

La isla de Menorca fue declarada por la UNESCO en 1993, Reserva de la Biosfera.  Es un espacio único de incalculable valor por la belleza natural de sus parajes costeros y por sus bien conservados ecosistemas.  

El Camí de Cavalls, tal como lo conocemos y vemos ahora, es muy reciente, pero su historia se remonta a unos 6 o 7 siglos atrás.  Nació por la necesidad de tener una red de caminos, que desde el interior, dieran acceso y posibilidad de defensa a todas las calas y playas de la isla.  Poco a poco se fueron construyendo torres de defensa en el litoral y esos caminos, en origen radiales, fueron uniendo playas, calas y zonas de defensa.  Existe constancia documental conforme en el siglo XVII toda la isla disponía de un trazado perimetral completo, el Camí de Cavalls.

También hay constancia de que, desde su origen, se concibió como un trazado con “servitud de paso” por utilidad pública. Esto significa que tenían derecho a utilizarlo todos los habitantes de la isla, aunque pasase por fincas privadas, que era la mayoría de las veces.  Durante el siglo XX, los dueños de las fincas privadas pusieron muchos obstáculos para la utilización de estos caminos, que entraron en desuso y en gran parte se perdieron.

Todo cambió a partir de los años de la Transición democrática, allá por los años 80 del siglo pasado, cuando empezaron movimientos de la sociedad menorquina que reivindicó la recuperación del trazado histórico del Camí de Cavalls y su uso público.

En 2003, con la aprobación del Plan Territorial Insular, se inician las gestiones legales para conseguir restablecer el derecho de paso por el Camí de Cavalls.  En 2009, el Consell Insular de Menorca convierte Camí de Cavalls en el sender de Gran Recorregut 223 (GR 223), encuadrado dentro de la red de Caminos Naturales del Estado Español.

Como se puede ver en el mapa adjunto, se identifican 20 tramos que normalmente se agrupan en 10 etapas.  Como es lógico, cada uno puede adaptar el recorrido a su gusto y fuerzas, y diseñar las etapas como mejor le convenga.  

Nuestra experiencia fue recorrer, en abril de 2015, la parte norte, comprendida entre Mahó y Cala Morell, en cuatro etapas, una por día, unos 80 km. en total.

Antes que nada, quizá sea conveniente hablar de aspectos generales relativos a la travesía, que pueden resultar útiles y prácticos.  El recorrido, aunque es sencillo técnicamente hablando, no está exento de dureza, con etapas de alrededor de 20 km con desniveles pequeños, pero bastante constantes.  Es importante equiparse adecuadamente en cuanto a calzado, ropa y protección para el sol y el viento, que lógicamente son acompañantes fieles durante todo el recorrido.  También es importante elegir, si se puede, la mejor época del año en que realizarlo, en este sentido, mi consejo sería mayo, junio o septiembre, para evitar el calor excesivo y las aglomeraciones de gente.

También hay que organizar bien la intendencia y las etapas, ya que hay muchos tramos que discurren por zonas vírgenes, donde no existe posibilidad de pernoctar y a las que en ocasiones no acceden carreteras.  Se puede contratar una empresa de soporte, de las que cada vez hay más, nosotros lo hicimos, que cada día nos iba a buscar con vehículo al final de etapa, nos trasladaba al hotel donde íbamos a dormir y al día siguiente nos volvía a llevar al inicio de etapa.  La ventaja de este sistema es que también nos trasladaba el equipaje de un hotel a otro, de manera que en la etapa solo llevábamos una pequeña mochila con el mínimo para el día, como agua, pic-nic, bañador, toalla……

Los cuatro días del recorrido resultaron magníficos y pudimos disfrutar de toda la belleza de esa parte norte de la isla que junta las vistas espectaculares y amables de calas y arenales con los duros y sobrecogedores paisajes de los acantilados presentes en esa zona de la isla. 

El primer día, etapa entre Mahó y el Far de Favaritx, de aproximadamente 20 km y 7 horas.   Gran parte de esta etapa discurre por la zona protegida del Parque Natural de S’Albufera des Grau.  Quizá fue la más espectacular de las que hicimos.  Es un tramo excepcional en el que vamos alternando la extensa zona de humedales del Parque, con zonas rocosas, playas y calas paradisíacas, y en ocasiones, el tradicional paisaje rural menorquí de la zona interior de la isla.

Vista de la Bahía de Es Grau

Procedentes de Mahó, la entrada al Parque Natural se hace justo antes del pueblecito de Es Grau, que nos regala un entorno espectacular con su preciosa bahía, cerrada por la isla de Colom, la más grande de todas las que rodean Menorca.  Desde la bahía, un canal natural llamado “sa Gola”, conecta con S’Albufera, la laguna más grande de las que hay en el Parque, a la que aporta agua marina.  S’Albufera, auténtico paraíso de flora y fauna es el núcleo más importante del Parque y el principal argumento natural por el que Menorca fue designada como Reserva de la Biosfera. 

Vista aérea da la Albufera, la Bahía, el pueblo de Es Grau y la Isla de Colom

Seguiremos nuestro camino atravesando la bonita playa de Es Grau, en la misma bahía y luego remontaremos bordeando la costa y disfrutando de una preciosa vista de la bahía, el pueblo y la Albufera que dejamos a nuestra espalda.

Durante unos kilómetros, el camino discurre por el interior, lo que nos permite disfrutar de un precioso entorno de campos y bosques, cruzando las típicas puertas menorquinas que flanquean los muros de “paret seca” que señalan el perímetro de los campos y zonas de pasto. 

Más adelante, volveremos de nuevo a la zona costera y llegaremos a uno de los lugares más bonitos de la jornada.  Se trata del Arenal de Morella, un sistema de dunas en el que destaca la espectacular Cala Tortuga y a pocos metros hacia el interior la Bassa de Morella, completamente rodeada de vegetación y uno de los humedales más valiosos del Parque Natural.  Dejaremos Cala Tortuga ganando altura sobre el nivel del mar y obteniendo una preciosa vista del fantástico ecosistema que acabamos de atravesar.

Llegando a Cala Tortuga
Conjunto Bassa de Morella/Cala Tortuga

Llegaremos en poco tiempo al cruce con la carretera que va al Far de Favaritx, donde finaliza nuestra etapa y vendrán a recogernos.  La zona de Favaritx es un paisaje rocoso, lunar, salvaje y agresivo, bello contrapunto al resto de paisaje contemplado hasta ahora en esta etapa.

La segunda etapa nos llevará del Far de Favaritx a Fornells, unos 23 km y 8,5 h.   Accedemos en coche al inicio del recorrido, en la intersección de la carretera que va al Far de Favaritx con el Camí de Cavalls, unos 3 km antes del Far.

Nuestro primer destino será el Port d’Addaia, a unas 3 horas del punto de salida.  El recorrido discurre por el interior, siguiendo en muchas ocasiones los márgenes de muro de piedra y atravesando las puertas de paso, entre bonitos paisajes rurales, campos de cultivo y densos bosques de pinos y encinas.

Al cabo de una hora y media llegamos a las Salinas de Mongofra, en el fondo de la larga y profunda Bahía d’Addaia.  Se trata de un humedal de gran valor ecológico, sobre todo por la presencia de aves.  El camino continúa bordeando las salinas y luego la propia bahía hasta llegar al núcleo urbano que tendremos que atravesar en dirección hacia Fornells.  Es recomendable llegar hasta la Torre de defensa de cala Molí, al final de la zona urbanizada, desde donde se obtiene una maravillosa vista de conjunto de las Islas d’Addaia, que están justo delante de la bahía.

Paisajes rurales del interior Menorquí
Arenal d’en Castell

El camino seguirá durante un par de horas, por zonas más o menos urbanizadas, con bonitas vistas hacia el perfil costero y con algunos lugares tan maravillosos como el Arenal d’en Castell, núcleo turístico urbanizado, pero cuya playa con forma de letra omega, casi cerrada, nos permite imaginar lo maravilloso que habría sido este lugar antes de que construyeran.

Hasta Fornells, nuestro destino final de hoy, tenemos unas tres horas y media más.  La salida del Arenal d’en Castell todavía requerirá de una media hora de trayecto urbano, pero después entraremos en la extensa zona forestal de la Bahía de Fornells, donde destacan las dunas, los humedales y las calas de aguas cristalinas.

El recorrido pasará sucesivamente por el sistema dunar del Arenal de Son Saura, con su espectacular playa de arena blanca y la maravillosa Cala Pudent, de aguas cristalinas, para atravesar después el promontorio de la Mola de Fornells de este a oeste, a través de la densa zona boscosa de s’Albufera des Compte

Por fin llegaremos al fondo de la enorme bahía de Fornells, donde atravesaremos otro de los humedales de incalculable valor de toda esta zona norte de la isla, es el paraje de las Salinas de la Concepció, donde realizaremos una reconfortante parada contemplativa ante un paisaje majestuoso.

Nos queda un buen tramo todavía, unos 2 km, avanzando sobre el lado oeste de la bahía, con bonita vista siempre, hasta llegar al núcleo urbano de Fornells, una de las poblaciones más atractivas de Menorca y donde podemos encontrar, naturalmente, todos los servicios necesarios para nuestro merecido descanso.

Al día siguiente, tercera etapa, entre Fornells y Benimel.là, de 15 km y unas 6 h.  Recorrido que pasa por algunas de las playas y calas más bonitas y nombradas de Menorca.

Salimos de Fornells dirigiéndonos hacia Cala Tirant, sin perder la línea de costa y teniendo siempre al frente la visión de la península del Cap de Cavallería, el punto más septentrional de la isla.

Seguimos avanzando hasta llegar al lado oeste de esa península o larga lengua de tierra que forma el Cap de Cavallería, para descubrir desde un mirador natural, sobre un acantilado de tonos rojizos, un extenso panorama de gran parte de la costa norte al oeste del Cabo de Cavallería.  A los pies del mirador, las playas de arena dorada de Cavallería i Ferragut, a las que bajaremos por una gran pasarela de madera.

Playas de Cavallería

Después de una hora y media más, de camino plácido, aunque con algún que otro desnivel, llegamos al final de la etapa de hoy, la Playa de Binimel.là.  Se trata de una extensión bastante amplia, con gran acumulación de posidonia, en la que existe un pequeño humedal rodeado de un sistema de dunas y la desembocadura de un torrente. Es una zona muy bien conservada, de alto interés medioambiental y bonita por lo salvaje y virgen de todo el entorno.  Un poco hacia el interior encontramos una pista que seguiremos durante aproximadamente un km, hasta un párquing donde viene a recogernos nuestro vehículo de apoyo.

Vista del litoral camino de la Playa de Binimel.à

Nuestra última jornada, la cuarta etapa entre Binimel.là y Cala Morell, de unos 22 km y 8,5 h.  Es la etapa más montañera y dura del recorrido que hicimos, con casi 1.200 m de desnivel positivo acumulado.  Seguramente también es la más dura de las 10 que componen el circuito completo de Camí de Cavalls. 

Al poco de dejar Binimel.là, tras pasar una bonita zona de dunas de arena rojiza, ascendemos a un pequeño promontorio desde el que vemos una de las imágenes más emblemáticas de la isla, la Cala Pregonda.  Un espacio amplio, de aguas cristalinas de color turquesa, protegida por unos característicos islotes y rodeada de vegetación que llega hasta la misma arena.  Es uno de los lugares donde de manera imprescindible hay que darse un baño.

Cala Pregonda

Seguimos avanzando por un terreno que se va convirtiendo en un camino forestal, una extensa pineda, que va subiendo y bajando, pasando por pequeñas colladas y miradores que nos ofrecen dilatadas y espléndidas vistas de esta zona de la costa norte, cuyo litoral está protegido por la Reserva Marina del Nord de Menorca, creada en 1999 para conservar una de las mejores zonas vírgenes del Mediterráneo.

Cala en Calderer
Cala Barril

La costa es accidentada, con acantilados y entre ellos, de vez en cuando, calas bonitas y nombradas, como las de Barril, Calderé y Els Alocs.  A todas ellas hemos de bajar, para después volver a subir a los acantilados y de nuevo descender a la siguiente.  Recuerdo la Cala Barril, con sus islotes de Ses Bledes y Ses Coloms, importante refugio de aves marinas.  También recuerdo la Cala en Calderer, que seduce por su aspecto amable entre la agresiva zona montañosa que la rodea.  Pero, sobre todo, recuerdo la Cala del Pilar, una de las más impresionantes por la combinación de colores que encontramos, fruto de la convulsa geología de la zona.   Los ocres y rojizos de la arena y la piedra, combinados con el verde de la vegetación y el azul del mar, es un espectáculo digno de contemplación.

Cala Pilar

Llevamos unas 4 horas y todavía nos quedan otras 4.  Tras un primer trecho de una hora, que discurre cerca de los acantilados, el camino se dirige claramente hacia el interior para salvar el inaccesible macizo montañoso de Muntanya Mala y Penyals d’Alfurinet, la muralla deacantilados másgrande de la isla, que se levantan 200 m sobre el mar.  Hacia el interior, discurrirá por zonas boscosas y campos de cultivo, también con subidas y bajadas y atravesando un par de pequeñas colladas, pero por terreno mucho más fácil que el transitado hasta ahora.  Dos horas después, llegamos a la última de las playas de la etapa, que ostenta título de emblemática y principal, es la Cala Algaiarens.  Es un paraje de gran belleza, con aguas turquesa y una fina arena completamente blanca, detalle este que nos alerta que a partir de ahora la geología cambia y que entramos en zona de terreno calcáreo.  Si el día acompaña, que fue el caso, es un magnífico lugar para descansar y bañarse.

Cala Algaiarens

Reanudamos nuestra marcha para llegar al cabo de pocos minutos a un mirador sobre la Cala Ses Fontanelles, desde donde obtenemos una espectacular vista sobre la Cala Algaiarens, en la que acabamos de estar.  Dejamos el mirador y ascendemos algunos metros para cambiar de vertiente y enfrentar el último obstáculo antes de llegar a Cala Morell, los Acantilados de Corniola, un gran relieve calcáreo lleno de cuevas en sus paredes.  El Camí de Cavalls discurre durante una hora por un impresionante altiplano que discurre por la parte superior de los acantilados.

Por fin llegamos a Cala Morell, que en realidad es una urbanización de xalets y que es donde damos por acabados nuestros cuatro días de aventura.  Un transporte nos recogerá y nos trasladará a nuestro hotel en Ciutadella, la ciudad más importante y bonita de la isla, donde disfrutaremos de un merecido descanso y también de alguna Caldereta de Llagosta, uno de los platos típicos de Menorca.

Cala Morell, fin de nuestro recorrido

El Camí de Cavalls es un recorrido con un diseño espléndido.  No hay mejor manera para apreciar la belleza del litoral menorquí desde todos sus rincones, que hacerlo a pie.  Poder encadenar varios días seguidos entregado a este placentero cometido, es una experiencia inolvidable que os aconsejo a todos.

Gabo
Últimas entradas de Gabo (ver todo)

Gabo

Gabriel Rull, médico ya jubilado, con tiempo para dedicarme a mis aficiones, la montaña, los viajes, el deporte, además de a la familia y los amigos. Colaboro con Puaweb escribiendo y editando sobre viajes y haciendo todo lo que se me pida.

5 comentarios en «MENORCA: CAMÍ DE CAVALLS, de Mahó a Ciutadella»

  • el sábado, 11 de septiembre de 2021 a las 11:43 am
    Enlace permanente

    Que bonito Gabo!
    Este es uno de los pocos “viajes” que no tendré necesidad de “copiarte”, puesto que ya sabes que como visitante asiduo de Menorca, no tendría “perdón de diós” si no conociera el camí. Bueno, también es cierto que no lo conozco como tu, puesto que no lo he recorrido en su integridad. Para los que pasamos las vacaciones en Menorca, al menos para un grupo entre los que me encuentro, el camí queda reservado para aquellos dias cubiertos y que no invitan a ir al agua. Así, poco a poco y normalmente con la ayuda de dos coches (inicio y final de etapas) vamos recorriendo las diferentes maravillas que ofrece el Camí de Cavalls.
    Gabo, como siempre, muchas gracias por poner la naturaleza al alcance de todos.

    Respuesta
  • el domingo, 12 de septiembre de 2021 a las 10:50 am
    Enlace permanente

    Gabi… ¡Mil Gracias!
    Quiero tanto a esta pequeña isla y la conozco y disfruto desde hace tantos años, que cada bonita descripción de cualquiera de sus rincones, cada elogio a su indiscutible belleza natural los siento casi como propios, como halagos a una tierra que, sin ser la de mi nacimiento, ocupa un lugar muy importante en mi corazón.
    Es así por razones familiares y personales, por una infinitut de preciosos y entrañables momentos vividos en sus acantilados, en sus caminos o en sus playas a lo largo de muchas primaveras y veranos de mi vida… es un idilio aún vivo y de gran recorrido (GR, je,je,je), son ya muchos los años cumpliendo con una cita que nunca pospongo u olvido.

    Lamentablemente, en estas dos últimas décadas, cada vez que la visito se me parte el corazón, se me desgararra, viendo los cambios producidos por la explotación turística sin límite de la isla.
    Para mi es un espectáculo abochornante y doloroso…

    Ella, maltratada pero eternamente hermosa, calladamente resiste,terca como esos acebuches (ullastres) que el viento solo doblega y que forman parte de las “tancas” de sus caminos y sus casas. De mi casa.
    Esas tancas que hace 30 años, abriamos y cerrabamos centenares de veces en nuestras escapadas por sus caminos estrechos y pedregosos, bordeados de laboriosa “pared seca”, sin asfaltar y sin ni siquiera indicaciones. Los aprendiamos de memoria.

    Deseo fervientemente que, de una manera u otra, este despropósito se controle. Y que nunca se le retire ese titulo de “Reserva de la Biosfera”. Un título hermoso pero que realmente no hace honor a este pequeño y auténtico paraiso en la tierra, tan cercano y tan querido.
    Precioso tu artículo. Un abrazo.

    Respuesta
  • el domingo, 12 de septiembre de 2021 a las 12:15 pm
    Enlace permanente

    Hosti Gabo! me tienes que permitir que, una vez leido el comentario que hace Pere R a tu entrada, vuelva a expresar mi agradecimiento y entusiasmo por trasladarme la belleza de la isla, en este caso de la mano de un texto bello y sensible, un texto que hace honor a tu magnífica propuesta.

    Respuesta
  • el domingo, 12 de septiembre de 2021 a las 5:53 pm
    Enlace permanente

    Aprovecho Manel y Pere, vuestros comentarios y el hecho de que tú Manel, además, haces referencia al sentido del escrito de Pere. Os hablo a los dos….
    Aunque vosotros sois asiduos visitantes y Pere más que visitante, yo he estado en Menorca…. media docena de veces, la primera hace unos 25 años y la última en 2019. Es cierto que todo sufre cierto deterioro por la presión demográfica, el aumento del turismo, etc.. , pero Menorca sigue siendo un paraíso. Especialmente toda la costa norte.
    Me dais pie a que insista. Con la excepción de los núcleos de Arenal d’en Castell, Port Addaia , Fornells y la urbanización de Cala Tirant, y Cala Morell, que también es una pequeña urbanización, el resto dela costa entre Sa Mesquida ( al lado de Mahó ) y Punta Nati, es virgen y además, desde hace muchos años, está perfectamente protegido.
    No sé cuál es vuestra experiencia en relación a Camí de Cavalls, pero un paseíto de 2 o 3 días, seguidos, entre Cala Tirant y Punta Nati (son unos 40 km), te hace sentir como un explorador en tierras virgenes. Si además se puede hacer en abril, entre semana, no te encuentras a nadie.
    Habría que formar un pelotón de voluntarios (púas, claro…) para hacerlo. Sería una buena experiencia !

    Respuesta
  • el domingo, 12 de septiembre de 2021 a las 7:27 pm
    Enlace permanente

    Preciosos, tanto el artículo como el recorrido, Gabi. Menorca es una maravilla y describes su encanto de forma tan fantástica que dan ganas de ir para allá ya mismo. Me encantaría andar el “Camí de Cavalls”. ¿No hay empresas que alquilen mulas para hacerlo?
    Gracias por brindarnos estos momentos de ensueño. Un abrazo muy fuerte.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *