HAWAII PARAISO POLINESICO

Print Friendly, PDF & Email

La Polinesia es un extenso conjunto de islas situadas en el Pacífico Sur y que queda enmarcado en un triángulo de unos 30 millones de km cuadrados, cuyos vértices son Nueva Zelanda, Hawái y la Isla de Pascua.  Parte de su atractivo es que es un lugar remoto que está lejos de todo y nos sentimos encandilados por nombres tan evocadores como Bora Bora, Tahití, Tonga, Rangiroa, Morea… y por supuesto Hawaii, todas ellas islas idílicas,con una naturaleza exuberante y playas de todos los colores.

2

Hawaii es uno de los enclaves más atractivos turísticamente hablando. Pertenece a EEUU, es el último Estado incorporado, en 1959 y está situado a unos 4.500 km de la costa de California.

Es un archipiélago compuesto por 6 islas principales, de las cuales Oahu es la más habitada por albergar la capital del Estado, Honolulu.  Nuestro viaje, dedicado a esta isla, duró una semana y lo realizamos en agosto de 2023.

En Honolulu, a donde llegan todos los vuelos procedentes del continente, estuvimos 2 días.  Es una ciudad grande, de aproximadamente medio millón de habitantes, llena de rascacielos, hoteles en su mayoría, pero muy atractiva por la atmósfera especial que le da su enclave. 

La ciudad se levanta sobre una de las playas más míticas del mundo, Waikiki, de arena dorada y agua celeste, bordeada por un animado paseo peatonal decorado con una vegetación en la que dominan las palmeras cocoteras.

20
21

Tanto la vida diurna como la nocturna en Honolulu gira alrededor de Waikiki.  En su paseo marítimo se concentran todo tipo de centros comerciales, galerías de arte, restaurantes, bares.  El bullicio y el buen ambiente dominan siempre y el cielo azul y la cordialidad de sus habitantes, que son muchos a pesar de los turistas, te hacen sentir en un lugar especial.

Pero hay otras visitas obligadas en los alrededores de Honolulu.  El volcán de Diamond Head y la bahía de Haunema, como atractivos de naturaleza y Pearl Harbour, como lugar histórico.

Bahía y playa de Hanauma 

La bahía conserva la forma de lo que era un antiguo cráter volcánico de dimensiones considerables, ahora roto y abierto al mar. 

Arena blanca junto a un palmeral espectacular, un arrecife de coral a 5 metros de la orilla y pasado el arrecife unas aguas profundas de un azul intenso. 

La belleza de este conjunto justifica la visita y darse un baño en estas aguas, pero lo que además remata su atractivo, es la posibilidad de hacer esnórquel ya que debido al arrecife hay una gran variedad de fauna marina de muy fácil contemplación.

30
31

Diamond Head State Monument

Diamond Head es un cráter que se encuentra a muy poca distancia de Honolulu y desde donde se obtienen una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad y del litoral.  También el propio cráter que se yergue sobre la planicie costera significa una de las imágenes típicas que se pueden contemplar desde la ciudad.

La actividad, previo pago de la entrada, consiste simplemente en remontar durante 1 hora un camino que discurre por dentro del cráter hasta llegar a la cima, al mirador desde el que observar con 360º de visión parte de la belleza de esta isla.

Pearl Harbour

Sin duda, el lugar más emblemático de Honolulu y quizá de todo Hawaii.  Se trata de la base militar norteamericana que fue atacada por los japoneses de forma inesperada en diciembre de 1941 y que motivó la entrada de EEUU en la II Guerra Mundial.

Actualmente se trata de un Memorial a lo ocurrido, ya que, en unas horas, lo que duró el ataque aéreo, fallecieron unas 2.400 personas, además de la destrucción masiva producida en las instalaciones.

La visita es muy emotiva, ya está montado y muy bien, para que así resulte.  Hay una especie de Centro interpretativo con paneles informativos, fotos, audios con entrevistas a supervivientes y todo tipo de explicaciones.  Obviamente está presentado desde la perspectiva norteamericana, pero yo tuve la sensación de que difícilmente la perspectiva japonesa me podría dar algún motivo para que pudiera entender lo que allí hicieron.

Aparte de este Centro interpretativo, que está al principio del recorrido, la estrella de la visita es el Buque Arizona, cuyos restos permanecen en el fondo de la bahía y que se visita desde una plataforma que está montada sobre los restos del barco hundido.  Solo en el Arizona murieron 1.200 marineros que vivían en el buque y que a las 7 de la mañana del domingo en que se produjo el ataque, apenas empezaban a despertarse y levantarse.)

40
41

NORTE de la isla de Oahu, Haleiwa-Norht Shore

Después de Honolulu, la segunda parte de nuestro viaje sería conocer el resto de la isla.  Ya sabíamos que dejaríamos de ver edificios altos y concentraciones urbanas, solo encontraríamos pequeños pueblecitos y construcciones dispersas a lo largo de la zona costera. 

Además, con excepción de Honolulu y su área, el resto de la isla está muy poco poblada por lo que toda la sensación de entorno natural, salvaje y, en definitiva, “auténtica” isla hawaiana, es lo que pudimos disfrutar durante 4 días.

60
61

Nos instalamos en una casa (AirB and B) en la zona norte de la isla, en la llamada North Shore, donde su pueblecito más importante, Haleiwa, es la capital del surf en Oahu. 

Desde allí nuestro quehacer diario era muy sencillo, visitar las mil y una playas salvajes y solitarias que decoran toda la isla y disfrutar del “dolce far niente”, que es una de las sensaciones más placenteras que se pueden experimentar, sobre todo si estás en Hawaii.

70
71

Simplemente los desplazamientos en coche que cada día hacíamos eran un espectáculo visual tanto hacia la costa, como hacia el interior, donde la vegetación exuberante, con las montañas tapizadas de verde hasta su cumbre, te hace sentir como en un jardín gigantesco.

Paseos por la playa, baños en un agua cristalina, sol, pequeñas caminatas por parques y jardines botánicos, baños en lagunas, cascadas, picnics. 

72
73

Mención especial para la fauna marina.  En dos playas diferentes encontramos y nadamos con tortugas.  En una zona rocosa con pequeñas calitas de arena, que estaba etiquetado como Parque Litoral, encontramos un lobo marino tomando el sol.

Por la tarde-noche, puestas de sol maravillosas, todavía en bañador, en la misma arena de la playa, o ya cambiados en la terraza de algún bar o restaurante donde tomar los típicos cocteles hawaianos y degustar platos típicos de la zona escuchando el sonido del ukelele.

PXL 20230814 233328739
Gabo
Últimas entradas de Gabo (ver todo)

Gabo

Gabriel Rull, médico, con tiempo para dedicarme a mis aficiones, la montaña, los viajes, el deporte, además de a la familia y los amigos. Colaboro con Puaweb escribiendo sobre viajes y haciendo todo lo que se me pida.

5 comentarios en «HAWAII PARAISO POLINESICO»

  • el domingo, 25 de febrero de 2024 a las 9:18 pm
    Enlace permanente

    Maravillosos, tanto el viaje como la crónica. Transmites muy bien lo visto y lo sentido y solo hay que dejar volar la imaginación para estar en ese paraíso. Gracias Gabi. Abrazos.

    Respuesta
  • el lunes, 26 de febrero de 2024 a las 1:59 pm
    Enlace permanente

    Joder Gabo, vaya viaje!!
    Nadie como tu para describir, con naturalidad y frescura, uno mas de los paraisos que, entre tu y Pere, nos vais descubriendo en este querido magazin.
    Abrazos amigo!

    Respuesta
  • el miércoles, 28 de febrero de 2024 a las 10:10 pm
    Enlace permanente

    Qué maravilla de viaje Gabi!!! Vaya preciosidad de entornos y qué gusto bañarse en esas aguas cristalinas y caminar por esas playas…! Me ha tentado mucho lo del “dolce far niente”… a ver si en algún momento se presenta la oportunidad de darme un voltio por semejante paraiso!
    Mil gracias por todos los detalles que das y que hacen fácil imaginarte allí! Una pasada!!!
    Un fuerte abrazo y que sigais disfrutando vuestra jubilación im-presionante!!!
    Cristina

    Respuesta
  • el jueves, 29 de febrero de 2024 a las 2:06 pm
    Enlace permanente

    Magallanes, Elcano y Gabo!
    ¿Te queda algún rincón del mundo por visitar? Está claro que no dices que no, ni a las salidas Kilómetro 0,2, ni a las grandes travesías transoceánicas.
    Experimento al leerte una mezcla de admiración y envidia, no sé si del todo sana, lo confieso.
    La visión de estos paraísos lejanos me deja boquiabierto: este Triángulo Polinésico… con los ojos y las neuronas (con sus endorfinas) a cuadros.
    Si por lo que sea el destino no quiere que descubra en persona esos paraísos, me quedo más tranquilo habiéndolos visto y leído de primera mano, de un amigo con tanto mundo y criterio como tu.
    Cuando menos nos has certificado que existen! Gracias.

    Respuesta
  • el jueves, 7 de marzo de 2024 a las 5:02 pm
    Enlace permanente

    Paradisíaco viaje, amigo Gabi.
    ¡Cuántos maravillosos rincones por descubrir!
    ¡Continuaremos viajando!
    Gracias amigo 😘🥂

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *